03 octubre 2009

Entrevista a Sandy Collora (II)

Lo prometido es deuda. Segunda parte de la extensa entrevista a Sandy Collora. El rodaje de Hunter Prey, sus vicisitudes, indie en acción, crítica al Hollywood desbocado... ¡Disfrutad!





Hunter Prey es tu primer largometraje. ¿Por qué has tardado tanto tiempo en poner en marcha tu primera película? ¿Cuáles fueron los problemas que te surgieron?

Quién sabe lo que se decía de puertas para dentro cuando yo salía de las reuniones… No sé, quizá pensaron que estaba mal de la cabeza… Intenté convencerles de que, por decirlo de alguna manera, el “matrimonio” entre el arte y el mercado era algo que se podía construir, y que yo sabía cómo hacerlo. Pero como ya he dicho, a fin de cuentas, no sólo hace falta que uno d los ejecutivos te crea, sino que crea en ti. Y eso no pasó nunca, al menos con nadie que tuviera el poder para dar luz verde a aquellas películas. Decidí que ya era hora de dejar de ojear proyectos o hablar sobre ellos y empezar a HACER uno.

El mayor reto fue recaudar el dinero y todo lo necesario para hacer la película. La política y el negocio de esta industria son las cosas difíciles para mí, más que cualquier reto creativo. Es una pena que a menudo esas cosas sean contraproducentes para que las pelis salgan bien. No me refiero a limitaciones con el presupuesto, no tengo problemas con ello, me refiero más a los aspectos políticos sobre cómo se hacen las cosas a veces: cómo muchas personas no pueden evitar involucrarse en el proceso creativo y tomar decisiones que no deberían tratarse en comandita. Cooperar es algo que yo aprecio mucho como parte de la industria del cine, pero cuando se proponen ideas que pueden poner en peligro la integridad de la película, es difícil encontrar un punto de equilibrio. Es la par que menos me gusta del proceso. Provoca más estrés y tensiones que cualquier otra cosa que implique el trabajo. Es duro a veces, pero lo aguanto todo con una sonrisa en la cara como he dicho. Es todo parte de la gran aventura,
pero no es algo que me mole… No conozco a ningún creativo al que le mole.

Yo asistí al Monsterpalooza, donde contaste cosas sobre el proceso de rodaje de la película. En primer lugar recuerdo que dijiste que mucha gente dudaba de que pudieras sacar adelante esta película, sobre todo teniendo en cuenta la localización donde hicisteis la grabación. ¿Dónde rodaste la película exactamente?

Filmamos en Méjico. Todos pensaron que estaba loco… Incluso uno de los productores dudaba de que se pudiera hacer, hasta que lo llevé allí y le mostré las localizaciones y la casa donde viviríamos. Después de eso, él no quería rodar en ningún otro sitio. Vi en su cara que algo había hecho “click” en su interior. Gracias a que él se encargó de los asuntos logísticos y financieros fue posible.


Incluso en tal punto había indecisos. Tras leer el guión, algunas personas no lograban entender cómo podría llevar allí abajo un equipo pequeño y en 17 días, volver con algo que se pareciese remotamente a una película. Y mucho menos, a una película de ciencia ficción tan ambiciosa. La verdad, ¿qué puedo decir? Parecía que algunos sólo esperaban ver cómo fracasaba todo. Pensaron que no podría hacerlo. Creo que probado que se equivocaban. No hace falta decir más sobre eso.

Supongo que nunca he dejado que me afecte lo que los demás decían sobre mis habilidades o sobre lo que era o no era capaz de hacer. Si dejas que te afecte, te acabarán arrinconando y te dirán cosas como: “Es sólo otro tío e efectos especiales que quiere dirigir”, “Su trabajo es bueno, pero ¿puede trabajar con actores?” y mi favorita, “Sí, puede conseguir mucho con poco presupuesto, tiene talento, pero ¿puede encargarse de una película de gran presupuesto?”. Os juro que es real, alguien una vez dijo eso.

¿Cuánto tiempo estuvisteis allí?

Casi un mes. Nos llevó un día entero llegar allí, rodamos durante 17 días, 6 días a la semana. Volver a casa llevó otro día entero. Unos meses más tarde volvimos con el DP y dos actores principales sólo para mejorar algunas cosas durante dos días. ¿Estábamos muy lejos de la civilización?

Bueno, San Felipe era la ciudad con hospital y restaurantes con internet más cercana, y ella estaba a unos 120 kilómetros de Las Tunas, y a 300 kilómetros de cualquier otra localización, como las ciudades de Puertecitos and Gonzaga Bay, por el mar de Cortés. A muchas de las localizaciones sólo se podían acceder con vehículos de cuatro ruedas o por senderismo. Estaban en medio de la nada, por así decirlo. Echando un vistazo atrás, lo que mejor recuerdo de las localizaciones es lo escarpadas que eran. Al final del día, todos parecían haber salido de “The Sands of Iwo Jima” de John Wayne. Acabamos hechos polvo, magullados, con cortes por las rocas afiladas y siempre estábamos muy sucios. Era como estar en la guerra.


¿Dónde vivíais?

Cuando rodamos en el desierto, nos quedamos en San Felipe, en un pequeñito hotel que no estaba mal. Tocábamos a dos por habitación, que eran pequeñas, pero tenían aire acondicionado (o algo parecido) y al menos había camas. Mike Macfarlane, diseñador de vestuario, fue mi primer compañero de habitación la primera noche, y el tío roncaba que no veas. Clark fue mi compi otras noches y se tiraba muchos pedos. No había escapatoria. Fue una experiencia dura, pero nos lo pasamos muy bien.

Cuando rodamos cerca de Puertecitos y Gonzaga Bay, estuvimos en uno de mis lugares favoritos de este planeta. Era una casa que llamábamos “el castillo”, porque los tejados tenían pinta de castillo antiguo. Eran dos edificios muy sencillitos, cerca de la playa, construidos con piedras y cemento, pero tenían mucho encanto y personalidad. Me encantaba. Había en ella algo puro, algo sutil. No tenía las comodidades que tenemos aquí, pero tenía unas vitas cojonudas.


¿Cómo hicisteis los preparativos para los trajes y el maquillaje?

Todo estaba ya montado y pre-pintado antes de ir allí. El maquillaje y los tíos de vestuario lo hicieron genial. Antes de ir a Méjico lo teníamos todo muy planificado, de una forma tan detallada que ellos probablemente no lo podían soportar. Sabíamos exactamente qué teníamos que hacer tal día y con quién. Lo que esos chicos lograron, en esas condiciones, es realmente increíble. No podrían haberlo hecho sin llevar antes pre-pintados todos los aparejos y sin montarlo todo al nivel que lo hicieron. Hubo ciertos problemillas aquí y allá, pero esos chicos fueron impresionantes.


He oído hablar sobre las enormes tormentas de arena. ¡Cuéntanos algo sobre ellas!

Un día tras acabar de rodar, de camino a casa, me di cuenta de que el viento era más fuerte de lo normal. Hacía que la arena formase nubes en el aire. A la hora de irse a la cama, probablemente soplaba a una velocidad de 32 km por hora. Y a medianoche, yo diría que hubo ráfagas de hasta 65 km por hora. Todas las ventanas de la casa temblaban, y no sólo se oía el viento, sino también la arena retumbando contra las paredes. Yo dormía debajo de una ventana, y en cierto momento, la arena chocaba con tanta fuerza, que parecía que alguien estaba disparando con un rifle de aire comprimido al cristal. Alejé mi colchón de la ventana, porque estaba seguro de que iba a reventar.

No pasó nada, pero a la mañana siguiente había una capa de 3 pulgadas de arena que cubría a todos y a todo DENTRO de la casa. Afuera, los vehículos de producción estaban medio enterrados, y hubo que desenterrarlos antes de ponerlos en marcha. Merecía la pena estar allí para verlo. Yo crecí en Nueva York, y en invierno, tras una nevada intensa, todo acaba cubierto de nieve. Aquello era parecido, sólo que con arena en lugar de nieve. Era algo muy curioso de ver. Pero molaba.


Rodamos “Hunter Prey” hace un año, y todavía tengo arena en mi camioneta, en la ropa, en los zapatos, en las maletas… Se metía por todas partes. También me lleve una carpeta grande, verde, de cubierta suave, en la que guardaba los storyboards. Tenía sobres de plástico protectores y esas cosas. Esa cosa llegó a pesar un kilo y medio más de lo normal el último día de rodaje. Estaba llena de arena. Y todavía lo está.

Tuve la oportunidad de charlar con tu director de fotografía, que me contó una anécdota sobre abejas asesinas. ¿Qué os pasó con las abejas asesinas?

Bueno… en realidad no eran “asesinas”, al menos no como las de África. Al menos yo creo que no lo eran, pero en una de las localizaciones en uno de los cañones había enjambres de abejas que nos atacaban cuando nos acercábamos estábamos por allí. Había que tener cuidado y no dejar comida al aire libre o una botella abierta de Gatorade o cosas así. Aquellas abejas se te echarían encima en seguida. Supongo que no hay mucha comida o bebida por allí. Somos testigos de eso, pues teníamos los mismos problemas que ellas.

Tengo que preguntártelo… ¿Qué clase de comida teníais tú y tu equipo allí, en medio de la nada?

En realidad hay una entrevista sólo sobre ese tema, pero te haré un resumen. Se suponía que un chef vendría con nosotros allí abajo, para que cocinase para el equipo con productos traídos de USA. Bueno, por alguna razón, esa persona apareció cuando ya llevábamos bastantes días de rodaje, y la mayoría del quipo no disfrutó mucho el estilo culinario local. Cuando por fin llegó, él cocinó todo tipo de cosas ricas, lo que nos levantó a todos un poco la moral. Pero la mayor parte del tiempo que duró el rodaje, vivíamos de la comida de los restaurantes y los comercios de allí. Algunas personas se pusieron muy enfermas y le echaban la culpa a la comida, no sé… Es una pregunta cuya respuesta cambia según la persona que responda. Para algunos miembros del equipo la comida, o la falta de ella, era un gran problema. Para otros, no tanto. Recuerdo cierto día, en el que nuestro primer asistente de dirección, Mark Mathis, preparó sándwiches de mantequilla de cacahuete y mermelada. Fue lo único que comimos.


Yo estaba tan concentrado en la película que la comida no entraba en mi lista de prioridades. Yo me conformaba con huevos crudos, barras de proteínicas y alguna que otra pieza de fruta medio pocha. Para mí no era mucho problema. En los días de descanso pescaba frente a la casa, y cociné pescado fresco para los chicos que no dormían o que no se iban al pueblo. Estoy muy acostumbrado a estar en fuera de casa, especialmente en el océano, así que para mí era como estar en casa.


¿Qué otras experiencias recuerdas mientras rodabas Hunter Prey?

Cientos de grados a la sombra, bichos, serpientes, tarántulas, terreno escarpado mças 18 personas sudorosas, hambrientas cansadas y sedientas. Y un solo cuarto de baño en toda la casa. Figúrate.

Pese a lo duro que fue estoy seguro de que también hubo momentos divertidos. ¿Teníais alguna broma interna o cachondeo en particular?

Sí que hubo algo de cachondeo, sí… Quiero decir, lo necesitábamos para no volvernos locos. Fue un rodaje muy duro, pero sí que había ratos para relajarse. Yo diría que la coña más memorable era la competición continua de flatulencias entre Damion y Clark. Se pasaban el día pedorreándose y contando chistes guarros. Fue muy divertido… cuando montaba una toma, todo era muy silencioso, era un momento muy serio. Entonces, de repente, alguno de los dos se tiraba uno bien grande y todos nos partíamos de risa. En el set de rodaje, en los coches, en la casa… todo el rato con los pedos. Una mañana, vi a Clark tirándose un pedo en toda la cara de Damion, mientras este dormía. No recuerdo quién ganó al final, pero te lo juro: ese par son la peste.


Aun con todo… ¿Fue la peor, o la mejor experiencia por la que hayáis pasado?

Fue una gran experiencia en general, en serio. Una auténtica aventura Ir allí, por caminos infranqueables, a miles de kilómetros de la cotidianidad, era algo que me motivó mucho. Lo que pudiera llegar a ocurrir allí abajo, la incertidumbre, era increíble. Enfrentarse a lo desconocido en territorio comanche para descubrir lo mágico y lo maravilloso de hacer esta película en lo que básicamente era un planeta extraterrestre. Para mí el mayor de los retos era dirigir a un pequeño grupo, llevarlos en medio del desierto mejicano, luchar contra todos los obstáculos para rodar una película tan ambiciosa. Era como ser Indiana Jones, pero de verdad. Incluso casi pierdo mi fedora un par de veces (nota de Aka: el fedora es el tipo de sombrero característico de Indiana Jones ;)). Es lo más difícil que he hecho en la vida, pero fue increíble. No lo cambiaría por nada del mundo.


¿Tenéis algo de eso grabado? ¿Tendremos la oportunidad de ver algún documental en plan “detrás del escenario” como extra en el DVD o el Blu Ray?

Estoy seguro de que algo saldrá en el DVD o en lo que sea. No hay mucho de metraje sobre eso, pues todos estábamos siempre muy ocupados. No teníamos a nadie que se dedicase a hacer eso, pero en cuanto alguien tenía una mano libre le endosábamos una cámara y le poníamos a grabar. Para ser honesto, no he tenido la mínima oportunidad de echar un vistazo a lo que tengamos. Creo que debe haber un gran documental en alguna parte. La historia detrás de la creación de esta película tiene que ser tan interesante y dinámica como la propia película. Algo en plan “Lost in La Mancha”, pero con un final distinto. Pobre Terry Gilliam… De verdad espero que salga adelante su película de Don Quijote. Pienso que sería brillante. Es un tipo brillante.

¿Qué te inspiró para escribir Hunter Prey? ¿Películas, libros, arte…?

Pues un montón de cosas. Mi co-escritor, Nick Damon, y yo queríamos algo muy nostálgico, de la vieja escuela. Como un romántico homenaje a los 70, a las cosas que adoramos de aquella mágica década. Los programas de tv de los sábados por la mañana, tebeos, la revista Heavy Metal, y los juguetes de Mego y de Aurora que teníamos de críos. Es algo muy puro, una fiel representación de mi infancia durante los 70: Las primeras pelis de Spielberg los juguetes de The Micronauts, El Planeta de los Simios, y por supuesto, Star Wars. Para nosotr era algo muy natural. Escribimos un guión que reflejase todo lo que amamos sobre la ciencia ficción y las películas. Recuerdo sentirme muy satisfecho conmigo mismo cuando partimos hacia Méjico. Sentía que el guión era sólido, que si podíamos conseguir lo que había escrito en esas páginas, lo que tenía en mi cabeza, tendríamos algo especial.

¿Cuál es tu punto de vista sobre las películas que se hacen en el presente? Hollywoodno hace otra cosa que remake tras remake. Películas basadas en juguetes, en comics, y en videojuegos. Es como si ya pasaran de los guiones.

Mira, me encanta Depredador. Me encanta Alien. Me encanta Halloween de Carpenter, y amo Star Wars, pero esas pelis tienen 20 0 30 años… Sí, vale, son las pioneras del género y hay que rendirlas tributo como se merecen, pero… ¿Dónde están los NUEVOS monstruos? ¿Y las NUEVAS sagas espaciales? ¿Y la NUEVA ciencia ficción y los iconos del terror? Si los estudios no paran de sacar secuelas y remakes, ¿adónde van a llegar? ¿Cómo estará la industria en 20 años? ¿Van a seguir haciendo remakes de los remakes y de las secuelas? ¿Cuántas pelis de Depredador o de Alien puedes sacar? ¿Cuántas figuras de acción puedes vender de la misma criatura o personaje, cuántas veces los puedes pintar de otra forma? En algún momento alguien tiene que darse cuenta de que TODAS esas películas fueron ideas originales. Ideas que prendieron la mecha de la imaginación de una generación entera de cineastas, entre los que me incluyo. Queremos contribuir con nuestras propias ideas originales, con personaje que aumenten el lexicón del género. Todos los remakes que tienen planeado me demuestran que la situación está fuera de control… es como un tren descarrilado.

El tema me olía a chamusquina cuando iba a los estudios tras hacer el corto de Batman. Hablaba con los ejecutivos y todos me decían: “Queremos algo diferente, algo nuevo, algo fresco”. Entonces yo les ofrecía eso exactamente. Se lo daba todo hecho, exposiciones con las ideas, el artwork, las maquetas, el guión terminado, mundos completamente concebidos y diseñados… Pero por alguna razón, ninguno dio luz verde a esos proyectos. No sé por qué, y no me quejo, de verdad. Estaba feliz de estar allí, ofreciendo mis ideas y conociendo a toda esa gente. Créeme, yo siempre tenía una sonrisa en la cara, estoy siendo honesto.

Incluso me topé ejecutivos junior, tipos jóvenes que de verdad pillaron lo que yo intentaba demostrar y se mostraron muy entusiasmados conmigo. Uno en particular, incluso me ofrecía a un actor y a un guionista interesados en uno de mis proyectos originales. Estaban dispuestos a aprobar el guión, pero simplemente no pudieron conseguir el aprobado de “los de arriba” del estudio. Fue en esos días en los que tomé la decisión de prescindir de mi agente y dejar de esperar a la oportunidad a nivel de estudio. Cambié de dirección, salí adelante al estilo indie, escribí y desarrollé un proyecto de menos presupuesto. Recaudé los fondos y lo hice todo a mi manera. Tardó más tiempo del que esperaba, pero el hecho es que hice mi sueño realidad.

La película se encuentra ahora en la fase de post producción. ¿Cuánto os queda para acabarla?

Para cuando publiques esta entrevista, la película tendría que estar terminada. Estamos preparando algo especial para la Convención del Cómic de San Diego del mes que viene, así que, ¡asegúrate de asistir a la noche de disfraces del sábado para comprobar qué es!

Una vez que acabéis, ¿qué planes tienes para le película? ¿Festivales de cine? ¿Distribución?

Para ser honesto, esas cosas del negocio las llevan mejor los productores y demás. Yo procuro no entrometerme en esa clase de cosas. Pero diré que la película va a estar en bastantes festivales, Toronto y Fantastic Fest incluidos. Si somos lo bastante afortunados para ser elegidos, va a ser genial mostrar esta película en el ambiente de los festivales. Supngo que lo averiguaremos muy pronto.

En cuanto a la distribución, sé que está planeado mostrar la película a las empresas tan pronto como esté acabada. Los encargados de la pasta y los productores ejecutivos ya han hablado con los interesados. Cannes fue una gran oportunidad para darnos a conocer, y con suerte una vez que las empresas vean la película acabada, les encantará y ya veremos qué pasa. Estad atentos…

¿Cuáles son tus objetivos cuando acabes esta película? ¿Qué esperas que aporte a tu carrera?

Mi objetivo a corto plazo es empezar otro proyecto lo más pronto posible. Me encanta trabajar y quiero sr todo lo prolífico que pueda. Tengo mucho que decir, muchos mundos que construir, y muchas historias que contar. He pasado la mayor parte de los últimos 20 años escribiendo, desarrollando guiones, colaborando con personas de gran talento: dibujando, esculpiendo, creando universos y poblándolos con personajes interesantes. Sería estupendo que esta película proporcionase la oportunidad de empezar con alguna de las demás ideas, de llevarlas a la gran pantalla.

Tengo un sueño, un objetivo a largo plazo, que es reunir a un pequeño grupo de artistas, escritores, diseñadores, escultores, expertos en efectos especiales, y crear una productora. Un colectivo de creativos, que trabajarían en el diseño y desarrollo de propiedades intelectuales para televisión, cine, juguetes y videojuegos. Conozco a creativos con mucho talento, y tenerlos bajo el mismo techo, en una atmósfera de estudio relajada, abierta, libre, podría llegar a ser algo interesante. Básicamente, sería como una versión más grande de mi pequeño estudio de Huntington Beach. Montones de ventanas, plantas, lámparas de lava, sillones, una sala de proyección con pantalla gigante y montones de máquinas recreativas. Sí, he dicho RECREATIVAS… Y disfrazarse en Halloween sería obligatorio.


Sobre lo que espero que aporte a mi carrera… por supuesto que quiero que me consiga cosas buenas, pero lo cierto es que, no sé todas las respuestas. Una vez e en los cines se enciendan las luces y que los créditos finales aparezcan, a partir de ahí ya depende de la audiencia. No sé el futuro que me espera, ni cuál será mi próximo proyecto. Supongo que depende mucho de lo cómo se reciba Hunter Prey, ya veremos. Aunque sí te puedo decir que, pase lo que pase, seguiré haciendo lo que siempre hago: buscar a los más dedicados, a los mejores, reunirlos en un pequeño grupo y realizar una película lo mejor que pueda, con el dinero y los recursos de los que pueda disponer.

¿Estás ansioso por mostrar esta película a la audiencia? Como geek hardcore de la ciendia ficción que soy, tengo muchas ganas de ver Hunter Prey. ¿Qué reacciones esperas de la gente como yo y de la audiencia en general?

¡Por supuesto que estoy ansioso! He vivido al lado de esta película durante los últimos 19 meses de mi vida, y de verdad que tengo ganas de presentarla al público. Espero que la audiencia disfrute con la película y que capten su originalidad y su espíritu independiente: ese estilo de los 70, tan de la vieja escuela, tan vívido, lo que la hace tan orgánica. De verdad espero e la reacción a la película me permita hacer más películas, crear más mundos y contar más historias, a mayor escala con más presupuesto. Estoy ansioso por terminar por completo el lanzamiento y salir por ahí a promocionarla. Es todo parte de la aventura de ser cineasta. Algo que de verdad amo, y de lo que estoy muy orgulloso de formar parte.

FIN

Galería de imágenes












Bien, eso es todo. Ruta 66 vuelve muy pronto...

[+/-] Seguir Leyendo...

Etiquetas: , , ,

2 Comments:

At 2:32 p. m., Blogger solondz_fan said...

Menudo currazo. Un aplauso para Aka!

Y si claro, esperando la vuela de Ruta 66 con ganas!

 
At 4:36 p. m., Blogger AkaTsuko said...

Y esperando Hunter Prey!

¡Con eso de que la ponen en un porrón de festivales ya la ha visto todo cristo menos nosotros! grrrr.

 

Publicar un comentario

<< Home

BloGalaxia