01 noviembre 2009

Ruta 66: Pink Flamingos

Un ejercicio de mal gusto.

Pink Flamingos





John Waters es un tipo la mar de simpático y dicharachero. Suele dirigir, escribir y producir sus propias películas de forma totalmente independiente, como nos gusta aquí. Pero también le dá por utilizar a la misma troupe de interpretes chungos y horteras, lo cual no nos gusta tanto. Tanto en la película que toca tratar esta vez en Ruta 66, como en varias películas más de Waters de finales de los 60 y hasta los 80, toman parte los siguientes individuos: Divine, David Lochary, Mary Vivian Pearce, Mink Stole, Danny Mills, y Eddith Massey. Merece la pena mencionar que estos nombres son los principales por que tienen mucho diálogo en el film, porque a nivel interpretativo destaca todo el reparto al mismo nivel: uno muy profundo.

Divine, diva entre divos

La historia de Pink Flamingos no es surrealista ni imposible, así que con eso no hay problema. Es una trama perfectamente plausible, pero lo malo es eso, que uno no querría que así fuera. Divine, es un travelo con una personalidad inmunda que le acarrea una fama morbosa. Pasa sus días en un entorno idílico: Una caravana de color rosa uy hortera en mitad del bosque. Vive junto a su madre, que padece un trastorno mental grave que le lleva a obsesionarse con los huevos, junto a su hijo Rackers, otro que tal baila, pervertido sexual semi-zoofílico, y por último, Cotton, otra hortera que le dá al voyeurismo. Divine tiene una clara meta existencial: Ostentar el título a la persona más inmunda y asquerosa del mundo. Precioso.



Pero a Divine se le presentan dos rivales que no se quedan atrás en cuanto a moral podrida. Una pareja de freaks sin nada mejor que hacer que secuestrar mujeres para embarazarlas y vender sus hijos al mejor postor. Ah, y pervertidos sexuales en su tiempo libre. Al final de la película uno no sabe quién es más inmundo, de verdad. Me atrevería a señalar con el dedo al propio Waters.



Lo que pasa con Flamingos

Es incómodo ver esta película. Bastante. No me quiero imaginar qué pasaría si se diese la situación en la que una persona, ignorante del contenido de la película, la pusiese en un ambiente familiar o entre amiguetes para pasar la tarde.

La película es puro material amateur. Tú lector, puedes pillar una cámara y hacer lo mismo que ha hecho Waters, pero seguramente no te atreverías. Lo único que no está al alcance del cinefilo de a pié es tener los arrestos y los huevazos para rodar escatológicas escenas a la altura de las de Flamingos. Porque Pink Flamingos lleva la escatología visual a un nuevo nivel, uno muy raro y extraño. De hecho creo que al espectador le puede producir mareos el hecho de que Waters se pase toda la película con la cámara en la mano, pasando de pillar un trípode, o un cacho palo largo para que la imagen adquiera algo de estabilidad.



Atención a la cuerda blanca del tronco en las dos instantáneas...

Se supone que es una comedia. Yo no me he reído. Buscarle algo positivo a la película es difícil. Pero me doy cuenta de algo: Durante el visionado tenía, debía, verla hasta el final por lo impresionado y cautivado que estaba. Y ese mérito hay que concedérselo a Waters.

Lo mejor, algo que no es la película

Esto es realmente relativo. En la edición en DVD a la que tengo acceso, viene un extracto de vídeo a modo de extra/documental con Waters como protagonista, comentando y presentando metraje inédito que no se incluyó en la película por motivos desconocidos (no hay apenas diferencia con el producto final, ni cualitativa ni leches, ¡es la misma basura! De ahí la relatividad que comento). Es un regalito muy simpático por parte del señor Waters. Verle comentar su peculiar obra como si fuese la cosa más normal del mundo no tiene desperdicio



Trivia (traducido de Imdb)

Los excrementos del perro en la última escena son reales. John Waters cuenta que le dieron de comer chuletas los tres días antes.

Sello personal del director: [Referencias al asunto de la familia Manson]. En una escena en la que Divine va paseando por Baltimore, podemos leer “Liberad a Tex Watson” en un graffiti de una pared. Y en el apartamento de Connie y Raymond hay una foto de Susan Atkins. Ámbos implicados en los famosos asesinatos de la familia Manson.

Se rodó durante los fines de semana. Los días laborables John Waters recaudaba dinero.
La casa de los Marble estaba alquilada por John Waters y Mink Stole. Los interiores se filmaron en la parte de la casa que pertenecía a Stole. Para la grabación, apenas modificaron la decoración original.

David Lochary Mink Stole diseñaron y se tiñeron su propio vello para la película.

Había una subtrama sobre “vengarse de Cookie”, pero se eliminó del producto final.

Para la reedición de 1997 se cambiaron algunos temas musicales. Un ejemplo notable es el cambio de "Sixteen Candles" de The Crests, por "Happy, Happy Birthday, Baby" de The Tune Weavers, en la escena de la fiesta.


According to director John Waters, the film's budget was so tight, that he could not afford "A" and "B" reels. The work print was in effect the master copy.
(Nota de Aka, solicito ayuda de los lectores para esta info.) Traducción por Solondz: "Cuenta Waters que el presupuesto era tan ajustado que no se podian permitir copias de trabajo. Las copias de trabajo eran de hecho, el master final"

Los créditos iniciales son de los más largos de la historia. En ellos aparecen todos y cada uno de los actores y los extras de la película.

Durante el rodaje, arrestaron a Divine por robo. En su defensa, dijo que era un actor de método interprentando a un criminal.

John Waters quería a un tipo llamado “Mr. Ray” para que fuera el narrador de Pink Flamingos. Mr. Ray era un famoso locutor de radio para anuncios sobre el cabello y era conocido por su marcado acento de Baltimore. Mr. Ray rechazó el papel, así que Waters grabó la voz en off imitándole bajo en seudónimo de “Mr. J”.

Al parecer, David Lochary se coloreó el pelo de azúl con un rotulador de punta gruesa.
Cuando Connie y Raymond llaman a la policía para denunciar la fiesta de cumpleaños de Divine, Raymond da la dirección real del emplazamiento.

En algunos cines, se repartieron bolsas para vomitar marca “Pink Phlegm-ingo”.

El “Cantante Anal” (Nota de Aka: dios...) no aparece en los créditos a petición suya. John Waters afirma que “permanecerá en el anonimato. Es su decisión”. Sin embargo, el fulano no tiene problemen revelar su relación con la película delante de sus amigos.

En la fiesta de cumpleaños Divine y sus invitados inhalan de verdad nitrato amílico. En aquella época, en USA era legal comprar “poppers” de esa sustancia en las farmacias. Si uno se fija en la cara de Divine en esa escena, ella estalla en carcajadas de repente. John Waters dice que ahí “le da el subidón”.

Elizabeth Coffrey (“La Pava con Pene”) era un hombre transexual preoperado que había estado bajo tratamiento hormonal para conseguir los rasgos femeninos que se ven en la película. Se operó para quitarse el pene justo una semana después de rodar la escena en la que aparece en Pink Flamingos. Vuelve a aparecer en la siguiente película de Waters, pero ya como mujer.

John Waters escribió una secuela llamada “Flamingos Forever”. La trama tendría lugar en Baltimore, con el regreso de la pandilla de Divine a la cual se uniría el nieto de Divine, un travesti de 8 años. Su némesis en esta película sería Vera Venninger, la hermana de Connie Marble, junto a su marido Wilbur, un necrófilo dueño de un tanatorio. Troma Films iba a financiar el proyecto con 600.000 dólares, pero no se llevó a cabo por culpa de las muertes de Edith Massey y de Divine. Además, Waters estaba MUY descontento con las instalaciones de Troma para la edición de las películas, las cuales eran Moviolas antiquísimas de los orígenes de la edición fílmica. El guión de esta obra está disponible junto a los de Pink Flamingos y Desperate Living en una colección llamada “Trash Trio”.

El coche del matrimonio Marble perteneció a un hombre de raza negra que John Waters conoció durante la fase de pre-producción en Batimore. A cambio de poder usar su coche, Waters prepararía la siguiente escena en la que aparecería: Connie sale hablando con un espejo mágico y dice “Espejito, espejito, dime, ¿quién es la más inmunda de todas?”. Entonces un negro vestido así aparecería de entre una nube de humo y diría “Es Divine”. Pero Waters no conseguía que los efectos especiales funcionasen correctamente, así que se eliminó la escena de la película.

En el documental MIDNIGHT MOVIES, John Waters dice “Estaba colgado cuando escribí Pink Flamingos. NO estaba colgado cuando la realicé”

Según el diseñador de producción Vincent Peranio, el departamento de arte sólo disponía de 200 dólares de presupuesto. Se gastaron la mitad en comprar la caravana, la otra mitad en decorarla. “Después de quedarnos sin dinero, lo que hacíamos era robar cosas”.

Lo único de lo que se arrepiente Waters es de la escena de la felación. Fue incómodo pues los actores eran amigos en la vida real. También siente que es la parte más “pasada de rosca” de la película: acababan de estrenar “Garganta Profunda” y la escena en cuestión era una crítica de Waters a la moda del “porno chic”.

En el guión original había una escena en la que se prendía fuego al pelo de Connie. La actriz que interpretaba a Connie, Mink Stole, en un principio estaba de acuerdo en hacerlo, pero cambió de idea más tarde. John Waters cuenta en el audiocomentario que estába contento con su decisión, pues sino ella habría acabado con quemaduras de tercer grado en la cabeza y él habría ido a la cárcel.

En la escena de sexo entre Crackers y Cookie una gallina muere de verdad. En una de las escenas restauradas en 1997 se ve cómo cocinan su cadáver para cenar.

[+/-] Seguir Leyendo...

Etiquetas: , , ,

3 Comments:

At 1:32 p. m., Blogger Insanus said...

Comprendo ese rechazo a la sordidez de los primeros Water, porque a mí también me pasa. Yo empecé a apreciar su cine a partir de Cry Baby. Con sus últimas pelis me suelo echar unas risas y luego los borro.

A mí Divine me mola en Inquietudes (Trouble in mind), donde hacía un papel masculino, de gangster.

Hasta otra.

 
At 5:09 p. m., Anonymous Shiranui said...

Hola, soy Shiranui del foro de gakuen host club

De John Waters sólo he visto la mitad de Cry Baby y lo que vi me gustó xD algo bizarra, pero por lo que leo, nada comparable a Pink Flamingos, que visto lo visto, creo que no la veré xDD

Escribes realmente bien sobre las pelis, haces críticas muy interesantes ^^ me pasaré por el blog asiduamente

Yo tb colaboro en un blog de cine, pero nada que ver con este xD es más subjetivo xDD
http://descabezandopelis.blogspot.com/

Saludos

 
At 7:15 p. m., Blogger AkaTsuko said...

Bienvenida Shiranui.

Con mis críticas no pretendo ser objetivo, sino descriptivo y subjetivo como el que más ;)

Lo único objetivo serían las traducciones del Trivia de Imdb, con el que espero que disfruten los lectores.

Te animaría a que vieses Pink Flamingos, pero te advierto que mejor que lo hagas sola para no pasar vergüenza ajena y que nadie piense mal de tí XD. Pero es una experiencia bastante exclusiva, yo la recomiendo.

Un saludo y gracias por pasarte!

 

Publicar un comentario

<< Home

BloGalaxia